Rinoplastia

Gracias a la rinoplastia logramos una mejoría en la apariencia facial

El objetivo de INSTIMEN es que no se detecte que la nariz ha sido intervenida, y se integre con el resto de la cara, produciendo un conjunto armónico, agradable y equilibrado.

Rinoplastia

La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma y tamaño de la nariz, y es uno de los procedimientos quirúrgicos más habituales en cirugía plástica, concretamente, el 30% de las operaciones de cirugía estética que se realizan en España son de nariz (60% mujeres, 40% hombres).

La operación consiste, básicamente en modificar las estructuras óseas y cartilaginosas nasales para conseguir una nueva forma que mejore la armonía facial. También puede ayudar a corregir defectos de nacimiento, lesiones nasales y algunos problemas respiratorios. Cuando, además se corrige la desviación del tabique nasal para mejorar la función respiratoria se denomina rinoseptoplastia.

Gracias a la rinoplastia logramos una mejoría en la apariencia facial. El objetivo de esta intervención, es que la “nueva nariz” no llame la atención, y se integre plenamente en el contexto general de la cara, produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida. En definitiva, es buscar un equilibrio facial.

Lo importante de este tipo de intervención, es estudiar junto al paciente cómo será la nariz resultante y en qué medida afectará al conjunto de sus facciones. El cirujano escucha los deseos del paciente con respecto a la cirugía y, basándose en un examen físico y un análisis fotográfico, propone un plan quirúrgico sin generar falsas expectativas.

Como en todas las intervenciones, antes de la misma, en INSTIMED realizamos un estudio preoperatorio completo (analítica, estudio de coagulación, electrocardiograma y radiografía de tórax) y consulta previa de Anestesiología.

En INSTIMED todas las intervenciones las realizamos en el Hospital NISA “Pardo de Aravaca”, dotado con todos los medios necesarios (quirófanos, sala de recuperación postanestésica, etc) para practicar una operación con seguridad para el paciente. En el caso de la rinoplastia, la cirugía se realiza en régimen de media estancia.

La operación se realiza habitualmente bajo anestesia general o, en casos seleccionados, con anestesia local y sedación. La rinoplastia la realizamos habitualmente con la técnica abierta porque permite la mejor modelación de los huesos y cartílagos nasales para conseguir la forma deseada. Para ayudar a dar forma o sostén a la pirámide nasal es frecuente que se utilicen como injertos diferentes tejidos del propio paciente (cartílago, hueso) o, más raramente, materiales sintéticos.

Después de la intervención, que suele durar una hora aproximadamente, se coloca un taponamiento nasal que se suele retirar a las 48 horas. Asimismo, se aplica sobre la nariz una férula de escayola que se mantiene durante una semana.

La intención de la rinoplastia es que la “nueva” nariz no llame la atención, y se integre plenamente en el contexto general de la cara produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio en una semana más o menos. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pase algún tiempo.

A nivel laboral, el paciente puede reemprender su actividad cotidiana al cabo de 10 días, cuando el cirujano retire el yeso (a menos que al paciente no le importe ser visto con una férula en la nariz, en cuyo caso a partir del tercer día ya puede ir a trabajar si su trabajo no requiere esfuerzo físico).

A los 10 días, la hinchazón y los hematomas visibles ya habrán desaparecido y el aspecto de la nariz será lo bastante bueno.

No se puede emitir un juicio sobre el resultado de una rinoplastia hasta que no hayan transcurrido varios meses. Los resultados son apreciables al cabo de 2 semanas, aunque los restos de hinchazón de una rinoplastia duran bastantes meses, de 4 a 6 meses y el resultado definitivo se obtiene en un año aproximadamente.

En INSTIMEN queremos que conozcas más sobre las ventajas y posibilidades que presenta la Rinoplastia
Contacta con Instimen


Please leave this field empty.

Rellena este sencillo formulario y nuestros médicos especialistas te atenderán personalmente.

*Todos los campos son necesarios

También te puede interesar

INSTIMEN es un nuevo concepto de centro de nutrición, medicina y cirugía estética 100% especializado en el hombre, en el que nos preocupamos por la belleza, sin olvidar lo más importante, la salud de nuestros pacientes.