Cómo reconocer una dieta milagro

Ahora que muchos de vosotros os estáis planteando hacer una dieta para quitaros esos kilos de más que habéis cogido durante las navidades, seguro que con tantas dietas y recetas de pérdida de peso milagrosas que corren por Internet y se ven en algunas revistas, no tenéis muy claro cual os conviene. Seguir leyendo esta artículo para poder identifiar rápidamente una dieta milagro y evitarla, salvo que queráis volver a coger peso y poner en riesgo vuestra salud.

Como reconocer las dietas milagro

La base de una dieta equilibrada

El cuerpo humano necesita mucha energía para funcionar. Cuando mejor sea el “combustible” mejores serán los resultados.

Los adultos debemos consumir porciones de verduras, frutas, cereales, productos lácteos, materia grasa y proteínas todos los días. Si una dieta no contempla estos grupos alimenticios, se trata en un principio de una dieta milagro.

Todo lo que consumimos debe tener una objetivo claro. Las organizaciones Centers for Disease Control and Prevention y el National Institutes of Health dicen: proteinas para la recuperación y la producción de aminoácidos, las vitaminas y los minerales para eliminar toxinas y optimizar el funcionamiento del organismo, productos lácteos por el calcio, cereales por la fibra y la glucosa, que alimentan el cerebro y los lípidos para la energía y una piel sana.

La Academy of Nutrition and Dietetics va más allá, al plantear una pérdida de peso lenta y regular. Por lo que si una dieta incluye el concepto de “rápida”, hay que evitarla. Cuando una persona pierde peso rápidamente, no sólo pierde masa muscular, densidad ósea y agua, sino que normalmente recupera los kilos perdidos e incluso algunos más.

Señales que nos avisan que es una dieta milagro

  1. Si la dieta parece demasiado bonita para ser verdad, posiblemente sea así.
  2. Pastillas, polvos y sustitutivos líquidos de comidas  son señales de alerta, que además empobrecerán vuestra cartera.
  3. Sin una nutrición completa, seréis más susceptibles a dolores de cabeza, nauseas, fuertes antojos, mareos, flatulencias y retención de líquidos.
  4. Si una dieta favorece la pérdida de peso sin ejercicio, se trata de una dieta milagro. Caminar unos 20-30 minutos después de cenar o correr algunos kilómetros por la mañana, cuenta. El movimiento quema las calorías no utilizadas que de otra forma se instalan en pequeñas cavidades llamadas células grasas o adipocitos.

Conclusión: lo mejor es perder peso lentamente pero con seguridad

Toda pérdida de peso no se puede producir de un día para otro. Adoptar buenos hábitos alimenticios es una técnica que se aprende. Buscar dietas que fomenten el consumo de todos los grupos alimenticios, favorezcan el ejercicio y os enseñen a comer equilibradamente. Aprender a comprar los alimentos sanos, a planificar y preparar comidas os ayudarán a cambiar las reglas de juego. A veces dar este paso es complicado por uno mismo, por eso, existen médicos especialista en nutrición que ayudan a perder peso de forma sana y a adquirir unos hábitos alimenticios saludables. Al final, vuestra dieta se convertirá en vuestro estilo de vida. Es mejor ir lentamente pero con seguridad.

Doctor Orlando Nicolau Mena

Médico endocrino, especialista en nutrición

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *